El linkbuilding interno es de los aspectos más importantes dentro del SEO Onpage. En realidad, como todos los demás. Ya sabes que como te dejes algo sin optimizar, tus competidores no tendrán piedad y te pasarán por la derecha a toda velocidad. Volviendo al tema, que acabo de empezar y ya estoy desvariando…

Lo que sí es verdad es que no todas tus URL tienen la misma importancia, ni para ti ni para el usuario final que visita tu web. Y gracias a esta técnica, puedes hacerle entender a Google los apartados más relevantes y los menos. Algo muy parecido a lo que pasa con el linkbuilding externo, donde buscas que te enlacen a ciertas páginas y no a cualquiera. ¿Te imaginas un web donde todos sus enlaces externos apuntan a la página de “aviso legal”? Hmm…algo raro estaría pasando.

Así que en este artículo te voy a contar 7 aspectos que considero básicos pero imprescindibles para centrarte en hacer un buen linkbuilding interno. ¡Vamos a ello!

Estudia qué URL son las más importantes

Como dueño de tu web, y muchas veces también su creador, tienes que saber qué apartados te parecen más relevantes. Haz una lista de ellos. Al mismo tiempo, crea una estructura web, y si es necesario dibújala. A mi me ayuda mucho representar las cosas en papel antes de llevarlas a cabo.

Una vez tengas estas dos “tareas”, piensa qué harías si se tratase de linkbuilding externo y estuvieses buscando backlinks. En primer lugar, en función de la URL que elijas, querrás que la enlacen más o menos páginas, y que dichas páginas tengan más o menos autoridad. ¿Qué quiero decir con esto? Que por ejemplo, si tienes un producto Top Top, seguramente te interese poner un enlace a su URL de compra desde la home. ¿Por qué desde la Home? Porque habitualmente esta es una de las URL que más autoridad acumula dentro de una web.

Pero ojo, también tú mismo puedes jugar con la autoridad que le das. La Home suele tener más autoridad interna, por el simple hecho de que seguramente, en toda tu web tengas un menú superior con una pestañita que pone “Inicio” o algo parecido. Y si tu web tiene 400 páginas, la home tiene 399 enlaces internos apuntando hacia ella, y eso Google lo interpretará. ¿Sabes por dónde voy verdad? Vayamos con el siguiente.

Facilita el rastreo de tu web

Es una de las ventajas más importantes del enlazado interno. Piensa que tu web es como una tela de araña y que cada arista es una de tus páginas. Si creas una red conectada entre sí, sin páginas a las que sea muy muy complicado acceder, le estarás facilitando la vida al robot de Google. La información será más accesible, y su rastreo será más efectivo.

Hay un “truco” muy interesante para facilitar más todavía el rastreo de, al menos, los apartados más importantes de tu web. ¿Lo quieres saber? ¡Entonces suscríbete al blog y te lo contaré en el mensaje de bienvenida! … Bueno, por esta vez calmaré tus ganas de conocimiento y te lo contaré. Aunque la suscripción es gratuita y no hago spam 😉

Suscripcion al blog

El truco no es más que crear un mapa de sitio. No hablo del sitemap.xml que convendría que subieses a Search Console, sino de un mapa de sitio como el que puedes ver aquí. Así, cuando el robot pase por esa página o apartado, tendrá acceso rápido y fácil a los apartados más relevantes.

Usa la etiqueta NoFollow

¿Etiquetas “NoFollow” en linkbuilding interno? Pensabas que eso solo era cosa del externo, ¿verdad? Pues es una herramienta muy interesante para este apartado.

Hay ocasiones en las que, para facilitarle la vida al usuario y mejorar su experiencia en tu web, necesitas poner un enlace interno sí o sí. Pero por el contrario, no te interesa darle más autoridad a la página de destino y no quieres que el robot siga ese enlace (aunque como todos sabemos, el muy cotilla lo acabará haciendo tarde o temprano). En ese caso, una etiqueta “nofollow” puede serte de gran ayuda, y ponerla no te llevará más de 10 segunditos :).

Trackbacks o Pingbacks. Sí pero No.

¿Qué significan estos dos palabros? Hacen referencia a una comunicación entre dos webs diferentes (o la misma desde diferentes puntos), cuando desde una se enlaza a la otra. Cuando se produce, en la web de destino se crea una especie de “comentario” con el título de la web que lo enlaza y otro enlace hacia ella. Ejemplo de Trackbacks y Pingbacks

Lo más fácil sería desactivar trackbacks o pingbacks externos, porque pueden ser la entrada perfecta para spamers que quieren dejarte un enlace hacia su web o poner publicidad.

¿Y a nivel de linkbuilding interno? Es un sí pero no. Ten en cuenta que cada vez que pongas un link desde un artículo hacia otro tuyo, en la página de destino te aparecerá un trackback. Habrá gente a la que le interese, y otra a la que no, dependerá de tu estrategia. Yo personalmente los incluyo, pero con un precioso y glamuroso “nofollow” a su lado.

Usa el Header y el Footer

Igual que en tu menú incluyes un apartado de inicio, ¿por qué no incluir un apartado que lleve a una de las URLs que más importancia creas que tienen dentro de tu web? Como por ejemplo, “Producto estrella” o el nombre del artículo que mejores resultados te esté dando. ¿Y si utilizas también el footer o los sidebars? Recuerda que tu web es tu espacio personal y lo puedes modificar a tu antojo. ¡Utiliza todos los recursos que quieras!

Si acabas de lanzar al mercado un post innovador con información nunca vista antes, no te lo pienses, Header, Footer, Sidebar, y si falta espacio te lo inventas, pero que Google sepa que está ahí, y que respete la UX como te dije antes.

Vigila tus Anchor Text y el texto de alrededor

Aquí las normas son sencillas. Aplica las mismas leyes que en el linkbuilding externo. Anchor text optimizados para tu KW pero sin caer en la sobreoptimización, que haya de todo; Que estén rodeados por texto que tenga relación con la información de la página de destino y la KW; que el Anchor text destaque frente al resto del texto mediante la negrita, el uso de un color diferente o un tamaño de letra mayor; y, lo más importante, NATURALIDAD. No hay nada que chirríe más que un enlace puesto porque sí en medio de un texto sin ningún sentido.

Respeta la experiencia del usuario

Es lo más importante, como siempre en el SEO. Hagas lo que hagas, si al usuario le resulta incómodo, poco útil, o incluso molesto, a Google le acabará pasando lo mismo. Y al fin y al cabo, recuerda que optimizas tu web no para Google, sino para el usuario final, o al menos eso dice la teoría… :p

 

Hasta aquí las 7 técnicas de linkbuilding interno que tenía preparadas para ti. No te olvides de lo importante que es hacerle saber a Google cuáles son tus URL prioritarias. Como comenté en el artículo del Crawl Budget, el tiempo es oro, y el robot no se puede permitir pasar horas y horas escaneando tu web, va al turrón, a lo que realmente importa (o lo que le haces creer que importa).

Si tienes alguna duda o me he comido alguna técnica que te resulte interesante, déjamela en los comentarios :). Y que nunca se te olvide:

¡No esperes más, sal a crear mundo con tus fotografías!

Compartir es vivirTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn7Share on Google+0Email this to someone