Está llegando el final del año. Y estoy seguro de que quieres aprovechar esta época para hacer unas fotos de Navidad increíbles. En estas fechas todo cambia, las calles se visten de colores, las familias se reúnen y disfrutan de las anécdotas del año, por no hablar de esas cenas que prepara tu abuela y que parecen un buffet libre. Lo sé, todos acabaremos rodando y hay que asumirlo.

Lo bonito, además de disfrutar estos días, a no ser que seas el Grinch y odies la Navidad, es inmortalidad todos esos momentos que se repiten año a año pero que nunca llegan a ser iguales. Y que mejor forma de hacerlo que sacando tu cámara y al artista que llevas dentro.

¿No tienes claro cómo explotar todo lo que la Navidad fotográfica te da? No te preocupes, con los consejos que te voy a dar no tendrás ningún problema.

En interiores domina la velocidad de obturación

Si en tu casa son de los que no paran quietos, y cada momento vuela, no te quedará más remedio que optar por el modo “prioridad de obturación“. Con él, podrás aumentar la velocidad con la que la cámara dispara la fotografía mientras el resto de ajustes se equilibran automáticamente para equilibrar el nivel de luz. Solo preocúpate de enfocar (también puedes seleccionar el enfoque automático) y seleccionar una velocidad de obturación alta. ¡No se te escapará ningún instante!

Y si estás pensando en que puede que la luz no sea suficiente, siempre puedes coger un par de lámparas del cuarto de tus padres y ponerlas en el salón para mejorar la iluminación.

En exteriores prioriza el diafragma

En exteriores, principalmente buscamos crear un buen desenfoque de aquello que esté detrás de lo fotografiado. Además, debes pensar que la luz de la calle es limitada, y a no ser que quieras montar tu propio set callejero, tendrás que usar todo lo que la cámara te dé para obtener más luz natural.

Por eso lo ideal es usar el modo “prioridad de diafragma, y seleccionar una buena apertura. Así serás capaz tanto de realizar buenos desenfoques del fondo de la imagen, que quedarán genial como veremos en el siguiente consejo, como de tener la suficiente iluminación para no ver una foto totalmente negra. ¡Que da mucha rabia!

Del flash hablaré más abajo.

Desenfoque de luces

Céntrate en un buen efecto bokeh.

Imagínate un retrato en plena noche navideña, en el que de fondo se vea todo el alumbrado colorido de la calle como si de gotas de color se tratase, y en primer plano, a tu padre con esa bufanda que le has regalado por reyes y a tu madre luciendo la mejor de sus sonrisas por el libro de su autora favorita que lleva en la bolsa. ¿No te gustaría capturar esa perfección?

Lo dicho, pon el efecto bokeh en tu cabeza y usa una apertura de diafragma lo más abierta posible. Si esto lo haces con un objetivo de 50mm, prepárate para imprimir y enmarcar esa foto. Será el regalo post-navidades ideal.

Composición. Personas y adornos navideños

Como he dicho en el ejemplo de la foto de navidad de tus padres, la composición entre personas y adornos navideños es magnífica.

No solo puede quedar muy bien a nivel gama de colores, sino que la imagen tiene el poder de transmitir lo que con palabras no puedes, ese espíritu navideño.

Recuerda que la miscelánea de Navidad solo está presente unas pocas semanas al año. Aprovecha y utiliza todos los objetos que puedas para integrarlos en tus fotografías. Pero con cabeza por favor. A veces lo simple asombra.

Mascotas y Navidad. Buen equipo

Las mascotas normalmente tienen el poder de hacernos sentir esa empatía especial por ellas. Pero si ya las incluyes como uno más de la familia en tu composición, tienes mucho terreno ganado.

Y no te hablo de ponerle un gorro de Papa Noel a tu perro, pero sí puedes darle un juguete con la cara del gordito de los regalos, para que se entretenga mordiéndolo mientras tú le haces una fotografía que titularás “La traición de Rudolf”.

El flash es una opción

Como decía antes, para aprovechar las luces navideñas lo mejor es hacer fotografías cuando la luz ambiente es un poco escasa. El peligro de esto está en que tu imagen quede subexpuesta. Podrías recurrir al flash, pero con unos tips en la cabeza para no cargarte la imagen y su colorido.

– Te recomiendo un flash externo y que puedas orientarlo, al menos, verticalmente.

Úsalo de relleno y con baja potencia.

No lo orientes directamente hacia lo que quieres fotografiar, puede que te cambie los colores tan especiales y la foto quede con tonalidades demasiado blancas.

– Si lo usas en interiores, puedes hacer rebotar la luz en las paredes para hacer la función de una lámpara extra en la habitación.

Que no se te hielen los dedos

Puede parecer una tontería, pero en pleno invierno, a ver quién es el majo que sale a la calle sin guantes para tener todo el rato las manos fuera de los bolsillos y utilizando apenas un par de dedos.

Usa unos guantes que se ajusten a tu mano y no te estorben a la hora de enfocar y realizar ajustes en tu cámara. Otra opción es andar metiéndote las manos en los bolsillos cada vez que hagas una fotografía, pero perderás rapidez si ves una situación concreta y que dura poco tiempo.

Si eres nórdico este consejo pásalo por alto.

No descartes el vídeo

Por último, no dejes de lado el vídeo. Tenlo como otra opción más. Sonidos, colores, acciones, adornos… A veces no es suficiente con una imagen, y quieres captar toda la acción que está ocurriendo en diferentes ángulos de un mismo lugar, sin cortes.

Puedes hacer muy buenos clips en estas fechas. Fíjate en este de aquí, simple pero curioso.

Espero que te hayan resultado de ayuda estos consejos y hagas unas fotos de navidad de diez. Pero recuerda que el objetivo de todo esto es siempre disfrutar de estas fechas y de una de tus pasiones al mismo tiempo. No te obsesiones con la fotografía perfecta, acabará saliendo. Y…

¡No esperes más, sal a crear mundo con tus fotografías!

Compartir es vivirTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone