Tienes un montón de ideas sobre cómo vender tu propia marca personal, de cómo crear diseños que impulsen tus puntos fuertes como creativo y profesional pero, ¿qué ocurre cuando un cliente contacta contigo para que crees un banner promocional para redes sociales? Todo cambia. Ya no es tu identidad de marca la que tienes que representar y a la que tan bien le tenías cogido el punto. Sino que tienes que empaparte de una nueva marca. Su filosofía, posicionamiento, colores y estilos deberás plasmarlos y alinearlos con la promoción que vas a pintar en un banner y que más tarde se lanzará en las redes sociales.

          Si estás en una agencia, puede ser que dispongas de un diseñador gráfico que te ayude a alinear mensaje, marca y forma para que triunfe en el Social Media. Pero tanto si eres un profesional independiente como si la rapidez de la acción no te permite escalarla, tienes que sacarte tú mismo las castañas del fuego. Y en este artículo te voy a dar unos breves consejos para que no se te atragante la creación del banner promocional 😉

Antes de abrir siquiera tu programa de edición, tienes que estudiar un poco de la marca que te ha solicitado el diseño para su acción de Marketing Digital.

En línea con la marca

Para que una promoción tenga buen feedback en las redes sociales y tenga el efecto deseado, tiene que estar en línea con los ideales de la marca. No se puede pretender lanzar una promoción de Rolex poniendo sus relojes a 20€ por Navidad, porque se perdería toda la credibilidad y exclusividad que rodean a esta gran compañía. Los banner, como un elemento más dentro de una promoción, son muy importantes por su alto contenido visual y la gran cantidad de impresiones y clics que pueden generar, siendo mayor la posibilidad de aumentar el ratio de conversión de la campaña.

            Es por ello por lo que antes de crearlo debes estudiar el tipo de fuente que tu cliente usa para los textos de su marca, los colores de sus imágenes y productos o de su web, el tipo de imágenes (si incluyen personas o solo productos, si disponen de paisajes inmensos o se guían más por el minimalismo de un piso diáfano, etc.) y algunos otros aspectos como si en sus textos usan la primera, segunda o tercera persona. Todo lo que puedas imaginar será información valiosa para impulsar la promoción mediante tu diseño final.

Ten en cuenta que es posible que no tengas algunos de los materiales que vayas a necesitar. No te cortes y pídeselos a tu cliente. No solo demostrarás compromiso con tu trabajo, sino que también te asegurarás de que haya más posibilidades de que tu propuesta sea aceptada.

Una vez tengas en mente estos consejos y esté todo listo, será hora de ponerse manos a la obra y empezar a crear el banner promocional.

¿Cómo crear un banner para redes sociales?

Photoshop, GIMP o cualquier otro programa de edición y tratamiento de imágenes. Lo importante es que, uses el que uses, tenga las suficientes opciones como para hacer lo que quieres sin tardar horas y horas. Algo ágil y funcional.

logos

Personalmente te recomiendo la primera opción. A la hora de crear un banner promocional para redes sociales este software te permite usar diferentes capas de manera intuitiva, añadir innumerables efectos y filtros, importar  fuentes de texto, y evidentemente, establecer el tamaño de tu diseño. Esto último no es ninguna tontería, puesto que si la campaña promocional se lanza en Twitter por ejemplo, y el público objetivo no está segmentado por dispositivos, cualquier persona podrá ver el banner ya sea con el móvil, ordenador o tablet. Por lo que tendrás que hacer diferentes versiones de tu creatividad y que sean así responsive con el dispositivo en el que se visualice.

La ventaja de GIMP es que es un programa gratuito y con herramientas parecidas a las de Photoshop. Sin embargo, a pesar de que lo he intentado varias ocasiones, no encuentro el mismo nivel de funcionalidad que con el primero y acabo invirtiendo más tiempo del que me gustaría en crear un diseño.

           Una vez hayas elegido con cuál vas a trabajar, y el formato del banner que vas a crear (esto puede que te lo imponga el cliente), es momento de empezar el trabajo meramente visual.  En primer lugar, guarda un orden con la creación de capas y personaliza sus nombres. No te vuelvas loc@ creando y dejando los nombres predefinidos porque al final te perderás y no sabrás qué función tiene cada una de ellas. Usa cada capa para un efecto o función en concreto, así, en caso de equivocarte o querer cambiar algún detalle, te resultará más sencillo y rápido. Las imágenes que uses, intenta que te las facilite tu cliente o que al menos tengan una muy buena calidad, asegurándote de que por mucho que el formato del banner cambie, la imagen se vea bien. En cuanto a los colores, como dije antes, lo ideal es que te faciliten los de la marca. Pero yendo un poco más lejos, intenta que te den el código del color para que a la hora de trabajar con tu software, no tengas que intuir qué tono se parece más al que te han dicho.

Por último, y dando por hecho que habrás incluido algún botón call-to-action dentro de tu composición, trata de que al hacer clic sobre ese botón o sobre el banner en general, se aseguren de que redirija a la landing page con la promoción específica. De lo contrario, tu trabajo habrá sido en vano y el potencial de la promoción disminuirá muchísimo.

Con todos estos detalles y consejos, lo único que te queda es practicar con el programa que elijas y… ¡desplegar toda tu creatividad!

 

¡No esperes más, sal a crear mundo con tus fotografías!

Compartir es vivirTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone