¿Por qué un estilo determinado en tus trabajos te puede ayudar en tu Marca Personal como fotógrafo? Porque te diferenciarás del resto de profesionales del sector. Además serás reconocido como un auténtico experto en la presentación de imágenes como las que creas. Esto es lo que voy a tratar de hacerte entender hoy, mientras te doy unos consejos sobre qué deberías cuidar para mejorar esa identidad propia.

Sobretodo tienes que dejar atrás la creencia de que la Marca Personal es un concepto nuevo propio del Marketing Digital. Nada más lejos de la realidad. Este concepto lleva muchísimos años viviendo entre nosotros, y se aplica a cualquier ámbito. Otro punto muy importante que trataré al final del artículo, es que no hay nada estático. Como ya dije en el post 10 errores comunes de tu Marca Personal, la huella que dejas cambia con el paso del tiempo. Así que no te preocupes si no sabes cuál es tu verdadero estilo a la hora de hacer fotografías. Es un camino en constante evolución en el que debes tomar ciertas pautas para aprovecharte de sus beneficios. Y en este artículo las vas a tener.

Y te puedes preguntar, “¿para qué quiero yo una identidad como fotógrafo? ¿No sería mejor hacer fotografías de todo tipo?” ¡Error! En la especialización está el quid de la cuestión. Cuanto más te especialices en un tipo de fotografía y más definas tu estilo, más atraerás a posibles clientes. Ya que cuando alguien busca un fotógrafo, no suele buscar uno súper versátil, sino que lo que quiere es un crack para el tipo de fotos que necesite. ¿O acaso buscarías, para tu boda, un fotógrafo que tuviera buena mano con street photography, arquitectura y paisajes?

Ante todo, apúntate bien estos consejos y deja volar tu imaginación para marcar tu propio estilo.

¿Qué Marca quieres dejar con tus fotografías?

Lo primero que deberías tener en cuenta a la hora de construir tu Marca Personal como fotógrafo, es en qué tipo de imágenes te quieres especializar, o cuáles se te dan mejor. Ten en cuenta que hay muchísimas variedades: de boda, retratos, deportivas, street photography, macro de animales, paisajes, etc. Son demasiadas opciones como para intentar ser bueno en todas ellas al mismo tiempo. Es como si un futbolista quisiera ser delantero, defensa y portero al mismo tiempo.

Tienes que poner foco y lograr ser lo mejor que puedas en un tipo concreto. Sé que es complicado. A todos nos encanta variar nuestros registros y capturar todo tipo de momentos. Y eso está bien, nos ayudará a mejorar como fotógrafos y a seguir aprendiendo técnicas. Pero tienes que tener siempre en mente tu especialización. Así a la hora de presentar tus trabajos verán que sigues una línea constante y te tomarán más en serio que si ven un portfolio repleto de fotografías de diferentes tipos.

Te pongo un ejemplo que instagram de Lee Jeffriessin duda me encanta. Lee Jeffries. Desde mi punto de vista, el mejor retratista a corta distancia del mundo. Si te fijas en su Instagram por ejemplo, verás que todas las imágenes siguen una misma línea. Algunas veces puede tener otro tipo de imagen, pero no es lo normal. Si necesitaras a alguien para que te hiciese un retrato en blanco y negro hiper-realista, ¿no pensarías en él? Pero aún va más allá. Decidió especializarse más, y sus retratos corresponden a personas sin hogar que viven en las calles de Inglaterra. ¿Te das cuenta de hasta qué punto puedes llegar a centrar tus esfuerzos?

Te dejo aquí una entrevista en inglés de este gran fotógrafo por si sientes más curiosidad.

¿Qué colores te identifican?

Como ya sabrás, en la fotografía no todo es disparar y mostrar. Hay un proceso de edición que es fundamental. Aquí cada uno elige si editar, si editar y retocar, o si dejarla tal cual. Decirte que la fotografía es un arte más, y como tal, el artista crea algo desde cero. Si lo que quieres crear necesita colores, sombras o modificaciones en la foto, no hay ningún problema. No tengas miedo a trastear con tus fotos y variar los tonos o aplicar diferentes efectos sobre ellas.

Los colores, así como el tipo de fotografía, también definen tu estilo propio. Hay grandes diferencias en fotos con tonos cálidos o tonos fríos. Altos o bajos contrastes. Predominancia del negro o del blanco. Altos niveles de detalle o predilección por lo difuminado. Blanco y negro o a color. Como ves son muchas las opciones que tienes a la hora de “mejorar” una imagen. Descubre la que más te guste o represente y llega a ser un experto de esa forma de editar. Eso sí, no te olvides de probar de vez en cuando nuevas técnicas, usar otros ajustes y variar tu “modus operandi”. Mejorarás tu creatividad y no te quedarás estancado en la zona de confort.

Siguiendo con el ejemplo de Lee Jeffries, imagino que ya te habrás dado cuenta de que casi siempre trabaja en blanco y negro, además de aplicar contrastes muy altos, tonos negros muy oscuros, y niveles de detalle espectaculares (logrados con programas de edición). Y como él, la mayoría de fotógrafos tienen sus propias técnicas y sus maneras propias de editar las fotografías. De esta manera ayudan a seguir construyéndose una Marca Personal que les diferencie del resto de profesionales.

Te voy a dar un consejo que posiblemente te ahorrará presets de lightroombastante tiempo. A la hora d
e editar, los programas más usados son Photoshop y Lightroom. En el caso de que uses el segundo (no hablo del primero porque no lo controlo tanto), puedes “guardar tu estilo propio” para próximas fotografías. ¿Cómo? Con los presets.

Una vez que hayas terminado tu trabajo con una foto, guarda todos los ajustes que hayas hecho en ella y que consideres que puedes volver a utilizar en futuras imágenes. Así, cuando trabajes con la siguiente foto, con un simple golpe de clic podrás tener la configuración que más representa a tu estilo fotográfico y a los colores que lo componen. Si te fijas en la captura, arriba a la derecha verás un símbolo +, haz clic ahí y así guardarás todos los ajustes que quieras y que hayas hecho hasta ese momento en una imagen. Ponle un nombre, y se te guardará en “Ajustes preestablecidos del usuario”.

Evoluciona y cambia. Sin miedo a equivocarte

Como dije al principio, tu Marca Personal y tu estilo no son fijos hasta el final de los tiempos. Son aspectos que has de ir cambiando según vaya pasando el tiempo y tu mentalidad y forma de trabajar vayan evolucionando. Habrá momentos en los que no sepas muy bien por dónde tirar, pero deberás probar nuevas técnicas y continuar aprendiendo. Recuerda que o se gana o se aprende, pero nunca se pierde.

No todos los fotógrafos especialistas en “x” estilo empezaron así. Al igual que muchos profesionales van cambiando su rama de especialización con el paso de los años. ¿No eres capaz de visualizarlo? Te pondré un ejemplo que seguro que te ayuda. Seguro que te suena Michael Jordan, uno de los mejores (sino el mejor) jugadores de baloncesto de la historia. ¿Sabías que antes de jugar a baloncesto fue profesional y jugó al Baseball? Exacto. Hasta uno de los personajes más importantes en la historia del baloncesto mundial evolucionó y cambió su Marca Personal para ser reconocido como uno de los mayores especialistas jugando al baloncesto.

Con esto lo que te quiero decir es que no tengas miedo a experimentar con tus fotografías. El estilo no se crea de la noche a la mañana, es más bien algo continuo que vas puliendo con la práctica y los años.

Así que mucho ánimo, sigue trabajando duro para llegar a ser un verdadero especialista en el tipo de fotografía que más te represente, y sobre todo, no te olvides nunca:

¡No esperes más, sal a crear mundo con tus fotografías!

Compartir es vivirTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn3Share on Google+0Email this to someone