¡Ya llegó la Semana Santa! Y como en todas las fiestas populares, ¿qué ocurre? Que un montón de momentos únicos y especiales nos esperan para ser inmortalizados. ¡Así que saca la cámara y a quemar el obturador!

¿Podría acabar aquí el artículo verdad? Pero entonces podríais pensar que os estoy tomando el pelo…así que voy a esforzarme un poquito más y os voy a contar algunos consejos para que vuestras fotos de Semana Santa (o de cualquier otra festividad del estilo) os salgan magníficas.

Aunque eso sí, tengo que advertirte de una cosa antes de empezar. Por muy buenos consejos que te parezcan y por mucho que me los haya trabajado, no hay nada como improvisar. Son incontables las veces en las que coges la cámara y sin saber bien qué ajustes has puesto disparas rápido y corriendo. O incluso pones el “modo automático” porque no eres capaz de estar cambiando parámetros todo el rato y los momentos pasan demasiado rápido como para perdértelos. ¿Qué te quiero decir con esto? Básicamente que todo lo que te voy a decir a continuación son ajustes ideales para ciertos momentos. ¡Pero ni mucho menos una Biblia que tengas que seguir al pie de la letra! Dicho esto, comenzamos.

Las tonalidades y lugares en Semana Santa

Para saber qué parámetros te convienen más para sacar unas fotografías de 10, debes saber a qué te vas a enfrentar. Primero los colores y tonalidades. Piensa que la mayoría de celebraciones religiosas de esta festividad, se realizan por las tardes y noches. ¿Sabes qué significa eso? Que te puedes aprovechar de la hora dorada, la hora azul y las sombras que producen las velas y luces en mitad de la noche. Puedes jugar con estas tres variantes, pero también es cierto que te dificultará la tarea.

Para evitar que cada tipo de luz te sorprenda, estudia bien el terreno sobre el que vas a actuar. Esto te ayudará a saber por dónde se esconde el sol, si hay alguna zona desde la que puedas hacer siluetas increíbles porque el sol pegue justo de frente, etc. Ver previamente el terreno también te va a ayudar en las fotografías nocturnas. Si conoces bien la ruta por la que marcharán las procesiones, puedes situarte en ángulos perfectos que te ayuden a coger los mejores momentos. Evita zonas en las que te puedan tapar, donde creas que vaya a haber demasiada poca iluminación, o directamente en las que creas que no vas a capturar buenos momentos.

Ajustes de la cámara

Una vez tienes más o menos pensado los lugares en los que estarás y qué tipo de luz será la idónea para según qué imágenes, toca ver los ajustes más idóneos.

ISO

A todos nos resulta súper cómodo subir la ISO cuando nos falta luz en la composición. Pero, ¿de verdad vas a sacrificar calidad de tu imagen por un poco de luz artificial? Valóralo. Ten mucho temple cuando decidas hacerlo. Piensa que en imágenes de noche, el ruido de una foto se ve mucho más que en otras condiciones. Así que si subes la ISO, vigila que no se cargue ese momento que tanto te ha costado capturar.

Apertura de diafragma

Tenemos dos opciones muy claras. Si no te puedes acercar a la escena sin evitar objetivo nikkor 50mmmolestar a los que disfrutan de la Semana Santa, cierra un poco el diafragma. Con eso ganarás en profundidad de campo y enfocarás correctamente los objetos a mayor distancia.

Pero en el momento en el que acercarte no sea un problema…¡ÁBRELO A TOPE!
Conseguirás más luz natural en tu fotografía, y el efecto bokeh que lograrás le dará un toque artístico que puede quedar precioso.
Lo suyo también sería que te equiparas con objetivos muy luminosos como el 50mm con aperturas máximas de f1.8 o 1.4.

Velocidad de obturación

Como en el caso anterior, dos opciones bien diferenciadas. ¿Quieres hacer fotos estáticas? Baja la velocidad del obturador. Así no solo conseguirás más luz sino que te adaptarás a la velocidad del objeto/persona fotografiado. En esta opción, si puedes usar un trípode sería perfecto. A nadie le gusta que una foto salga un poco movida por tener mal pulso.

La segunda posibilidad es subir la velocidad. ¿Cuándo? Cuando quieras capturar imágenes en las que creas que el movimiento otorga importancia a la composición. Eso sí, te encontrarás con un problema. Como subas mucho la velocidad de obturación y no tengas una buena fuente de luz, la foto te va a quedar más oscura que el sobaco de un grillo.

Flash incorporado o extraíble

De noche, un acto religioso, emociones, la luz de las velas…Con todo esto, ¿crees que un flash es la mejor opción? Piénsalo dos veces. No solo puedes molestar, sino que además, a no ser que tengas un flash profesional y un manejo perfecto de este, lo más seguro es que te cargues las luces tan bonitas que tienen este tipo de actos. Mi consejo: CERO FLASH

Formato de la imagen

Lo normal es que tengas la cámara configurada para que dispare en formato JPEG peroformato jpeg vs formato raw¿y si te digo que pruebes el formato RAW? Este tipo de archivo lo que hace es almacenar muchísima más información sobre una fotografía, de manera que cuando la vas a procesar y a editar, no estropeas tanto la imagen. ¿Por qué? Porque por ejemplo, si mueves la curva de exposición, en realidad no estás añadiendo de manera “virtual” esa cantidad de luz, sino que esa variación se extrae de la información que la fotografía guardó en el momento de la captura. Es una definición muy por encima claro está. Pero quiero que te quedes con que ante condiciones de luz adversas, tomar fotos en formato RAW te puede ayudar para luego procesarlas y ajustar la cantidad de luz sin estropear la imagen.

También te digo que este formato ocupa mucha más memoria que el predeterminado. Por lo que o te haces con una buena tarjeta de memoria, o limita tus disparos. De lo contrario te quedarás sin espacio en seguida.

Enfoque manual o automático

Por último, el enfoque. Aquí la regla es sencilla. Para fotos en movimiento usa el automático, para fotos estáticas y en las que tengas tiempo, el manual te permitirá ajustar el enfoque a lo que vas buscando. ¿Problema? Que si tienes una cámara de gama media/baja, y las condiciones de luz son muy complicadas, puede que el enfoque automático no sea capaz de identificar el objeto a enfocar. Así que igual tienes que tirar de maña y usar el manual sí o sí.

Espero haberte ayudado con todos estos consejos, y recuerda estos días más que nunca:

¡No esperes más, sal a crear mundo con tus fotografías!

Compartir es vivirTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone