El Ecommerce, como bien sabréis, no es más que la venta online de productos y/o servicios tanto a clientes finales como a otras empresas. Partiendo de esta base, os preguntaréis por qué voy a dedicar todo un artículo a ello. Pues me quedo corto escribiendo solo uno.Las tendencias y estrategias en Ecommerce están a la orden del día, y todas aquellas empresas que no sepan reconocerlo, perderán cuota de mercado a pasos agigantados.

          Es innegable que los procesos de compra han evolucionado, y lo siguen haciendo, desde la aparición de internet. Cada vez se realizan más compras por internet gracias a las numerosas ventajas que esto ofrece: procesos de compra mucho más rápidos, ahorro de colas interminables en rebajas, encontrar más descuentos y cupones con ofertas, e incluso encontrar una mayor variedad de productos que en las tiendas físicas, donde en ocasiones no tienen stock de lo que se va buscando. Esta evolución ha provocado que gran parte de las empresas incluyan en su plan de negocios un plan digital orientado a la venta online. El problema de todo esto, es que a pesar de que a primera vista parece muy sencillo, el nivel de complejidad de poner una tienda online en marcha, y que sea decente y esté bien montada, es más alto de lo que nos podemos pensar. Herramientas como Prestashop o Magento, nos ayudan a crear la plataforma online de venta, pero, ¿qué ocurre con el sistema de envíos, el almacenaje, las ventas internacionales con altos gastos de envío, las devoluciones, los pagos, seguridad, etc? Exacto, muchísimas variables en las que quizás no habíais pensado y que complican esto del comercio online.

Y en todo este jaleo, aparece Amazon. El gigante que tiene la mejor estructura B2C (Business to Consumer) online montada a nivel casi mundial (luego veremos qué pasa en los países asiáticos y por qué no domina por completo). Por lo menos a nivel local en España, Amazon gozaría de cuotas que rozan el 100% si no fuese por pequeños marketplace que intentan hacerse con esos nichos donde la multinacional no tiene tanta presencia. Como es el caso de Yodetiendas.com un pequeño marketplace donde por cierto, El Juegonauta trabaja aportando un gran valor, además de aprovechar su tiempo libre en casa y ser el único bloguero de juegos de mesa que hace sus valoraciones en chistorras. ¡Recomiendo leerle!

Amazon y la estrategia de Ecommerce internacional

Tranquilos, no todo son malas noticias e inconvenientes en el Ecommerce. Si lo que queréis es aprovecharos del creciente consumo online a nivel nacional e internacional, y no dejaros una inversión desorbitada y morir en el intento, Amazon puede ayudaros. Incluir a esta multinacional en vuestra estrategia de comercio online tanto a nivel local como internacional puede ser un acierto y una primera toma de contacto idónea para saber si vuestros productos tienen o no cabida en este mundo tan competitivo.

            Antes de hablar de cómo hacer una internacionalización con Amazon, se deben conocer algunas otras opciones valorables, aunque desde luego más costosas. La primera es traducir todos vuestros contenidos a los idiomas de los países en los que queréis tener presencia y hacer negocio. Tras esto, habría que llevar a cabo una optimización SEO analizando los gustos de las personas que viven ahí y el tipo de búsquedas y contenidos que mayor acogida tienen. Otra opción sería, tras haber hecho las correspondientes traducciones, invertir en una estrategia SEM. Esta posibilidad, desde mi punto de vista, no tiene muchas probabilidades de retornar beneficios puesto que la inversión debe ser muy grande, y puede que los competidores de ese territorio ya estén muy asentados y copen las primeras posiciones en cuanto a vendedores elegidos por los consumidores. La última opción, y la más costosa de todas y viable solo para empresas que gocen de gran capital, es crear una nueva marca exclusiva para el país donde se quiera empezar a vender.

Tras estas propuestas, llega la hora de saber por qué elegir a Amazon para tu estrategia online. Es bastante sencillo de hecho. Antes de nada hay que firmar un acuerdo con ellos, y abonar las cuotas o aceptar las comisiones por venta que impongan, luego hay que seleccionar los productos que deseáis subir a la plataforma. De cara al stock, si no disponéis de grandes acuerdos con transportistas, podéis enviar a Amazon ciertas unidades de productos y ellos se encargarán de almacenarlas y enviarlas cuando se realice un pedido desde cualquier parte del mundo. Con este sencillo proceso, cualquier consumidor podrá ver vuestros productos dentro de la página de Amazon y solicitarlos. Recibiréis la cantidad correspondiente por el pedido, y la multinacional se encargará de realizar el envío o solicitároslo en caso de que no tengan ellos stock.

          Como veis es bastante sencillo, aunque surgen un par de problemas. El primero es que no ganáis tanta visibilidad de marca como si vendieseis desde vuestra propia web, y el segundo es que las reglas de Amazon son muy estrictas y si falláis una o dos veces, os vetarán y tendréis que pasar largos procesos para poder volver a vender en su plataforma.

B2B contra B2C. Duelos territoriales

Como decía en el primer apartado, Amazon no domina el mundo del Ecommerce por dos razones. La primera es que su estrategia se ha centrado en el B2C dejando de lado el B2B (Business to Business), y la segunda es que en Asia, Alibaba es quién domina el mercado, tanto a nivel B2C bajo la marca AliExpress, como a nivel B2B bajo su nombre genérico Alibaba.

           Esta empresa asiática, en su vertiente B2B, actúa meramente como intermediario entre fabricantes y otras empresas (ya sean mayoristas o minoristas). Es decir, en su web no se pueden realizar compras, sino que solo se pueden poner en contacto compradores interesados y vendedores. Se ofrecen grandes lotes de unidades y los precios son aproximados para que más tarde en las negociaciones, en función de factores como el número de unidades, el precio se ajuste. La ventaja más importante de Alibaba es la gran base de datos de proveedores y fabricantes que ha ido recopilando con el paso del tiempo y que ahora tiene en su poder, haciendo de esta empresa un enorme mercado donde negociar con cualquier empresa sobre cualquier producto. Por otro lado, no se olvidó del mercado B2C, donde bajo el nombre de AliExpress, si actúa como Amazon, estando el groso de su negocio en territorio asiático.

Un dato para haceros una idea del poder de esta compañía: en el Día de los Solteros de este año (11 de noviembre) AliExpress facturó 16.347 millones de euros, frente a los 18.616 millones de euros que facturó Amazon en Europa durante todo el 2015.

…Ojo con Asia, el gigante dormido…

 

¡No esperéis más, salid a crear mundo con vuestras fotografías!

 

Compartir es vivirTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone