Los consumidores hemos cambiado, buscamos emocionarnos. Queremos que nos cuenten una buena historia, que vaya acorde con nosotros, y que nos la creamos. Queremos que los que tienen algo que ofrecer se lo curren y nos demuestren cómo el Storytelling funciona. Ya no nos vale con un producto bueno, tiene que llegarnos a la patatina.

Puede parecer un párrafo un poco exagerado, pero te aseguro que no le falta ni una pizca de razón. O sino dime, ¿por qué compraste esas Adidas/Nike tan chulas en lugar de las Reebok del lineal de al lado? Estoy seguro que nada tiene que ver con el espíritu de autosuperación y sacrificio que nos muestra la marca en cada spot publicitario repleto de emoción, sudor y recompensa…¡Anda ya! Aunque no lo creas, esas historias (escritas o audiovisuales) que tanto utilizan las marcas tienen un porqué, y se llama Storytelling y Marketing Emocional.

Para no aburrirte mucho, hoy solo hablaré del Storytelling y dejaré el Marketing Emocional para otra ocasión.

Conectar con el consumidor. Emociones

Lo primero de todo es definir este palabro tan raro, que como siempre, proviene del mundo anglosajón. Y básicamente significa “narración de relatos”. ¿Qué tiene que ver esto con el Marketing? TODO. Hoy en día (y desde hace muchísimos años) no importa tanto qué cuentas, sino cómo lo cuentas. Y esto las marcas lo saben muy pero que muy bien. Actualmente la competencia en casi todos los mercados es brutal, y los productos que te ofrece una empresa son muy parecidos a los que te puede ofrecer otra. La diferencia está en cómo te los ofrece, y cómo consigue crear un vínculo contigo.

Entre las diferentes técnicas publicitarias que existen para lograrlo, está la narración de relatos. Y aquí es donde vemos cómo el Storytelling funciona. En los eslóganes o relatos de anuncios publicitarios, por ejemplo, se ve cómo el anunciante hace alusión a sentimientos o emociones que disfrutarás cuando compres lo que ofrece.

storytelling para cochesYa no conducirás un coche, sino que surcarás desiertos con él mientras en su interior gozas de las

vistas. Ya no llevas un móvil, sino que marcas una tendencia entre tus colegas y se te indentificará como alguien tecnológico. Y evidentemente, la colonia hadejado de ser un líquido que huele bien. Ahora es un frasco repleto de historias de amor y poder entre ambos géneros, y en algunos casos, entre los mismísimos dioses.

Como no podía ser de otra manera, el Storytelling funciona muy bien en las redes sociales. Y es que al ser el punto de contacto más cercano con los usuarios y consumidores, las empresas tienen que dar el 100% en ellas. El uso de elementos audiovisuales es fundamental. Ya se sabe que vale más una imagen que mil palabras. A la hora de conectar con el usuario, no será para menos. Instagram y Facebook son perfectas para esto. Con una imagen y un pequeño texto que las acompañe, nos muestran cómo los cafés de Starbucks no son simples bebidas estimulantes, al igual que los maravillosos RedBull tampoco son solo meras latas alargadas con…bueno, ¿acaso alguien sabe que llevan de verdad los RedBull?

La clave es evocarnos emociones y sentimientos con unas pocas frases o alguna foto o spot. La conexión con el usuario es hoy más importante que nunca.

Ejemplo de cómo el Storytelling funciona

Te voy a poner un ejemplo muy sencillo de Storytelling. Como todo el mundo conoce a las grandes marcas y los grandes genios que hay tras ellas creando historias espectaculares, he buscado algo diferente. Os presento a un genio (por explotar) de los juegos de mesa. El Juegonauta, alias @CRubioSanchez en Twitter. A este caballero le considero un potencial “Storyteller” de aquí a muy poco tiempo. Hace nada creó su blog sobre juegos de mesa. Hasta ahí todo normal. Sin embargo, desde mi punto de vista, “ha cambiado las reglas del juego”.

Lo que podía ser un sitio más donde se explican las reglas de un juego y se da una opinión sin más, no lo ha sido. En su web vemos como para cada reseña es capaz de, mediante la cercanía de sus textos y la naturalidad con la que escribe (parece que nos habla en lugar de escribirnos), nos involucra en el juego. Me explico. A medida que leemos, nos entran ganas de comprarnos lo que está valorando ¿Por qué? Por cómo escribe y cómo lo cuenta. Puro Storytelling. Y lo mejor, es que él no trata de vender, sino de dar su opinión. Escala esa capacidad a un spot publicitario o a nivel microinfluencer dentro del mundo de los juegos. Ahí hay panojita…

Por último, quiero nombrar a Eliá Guardiola (@EliaGuardiola) , una crack en cuanto a mostrar cómo el Storytelling funciona. En su blog tiene un apartado de Marketing Emocional y otro de Storytelling. Te aconsejo que visites ambos. En los artículos que escribe nos muestra consejos para mejorar nuestra capacidad de relatar historias que cautiven, ejemplos de marcas que lo hacen muy bien, el poder de las emociones, y muchas otras temáticas. Yo que tu le echaba un ojo si quieres saber más sobre el tema.

 

¡Y hasta aquí hoy! Espero que te haya gustado y recuerda:

¡No esperes más, sal a crear mundo con tus fotografías!

Compartir es vivirTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn6Share on Google+0Email this to someone