¿Eres Community Manager? ¿Gestor de Social Media? ¿Algún otro nombre relacionado con las redes sociales y su estrategia? Y dime, ¿cuántas veces has trabajado en empresas en las que no existía una estrategia de social media ni objetivos? O ¿cuántas veces has tenido que ser tu, sin tener la responsabilidad como para hacerlo, el que creara dicha estrategia?

Es más habitual de lo que nos pensamos que las compañías quieran estar en RRSS sin objetivos claros ni estrategias que seguir. Digamos que su único objetivo es estar porque “el mercado dice que hay que estar”. Y es ahí donde está la diferencia entre las que hacen que su negocio crezca y las que no. Antes incluso de pensar si quieres tener cuenta en Instagram o no, tienes que pensar en por qué estar y gastar recursos en el mundo social online.

Las empresas grandes parece que lo van asumiendo poco a poco, sobre todo en España, donde siempre vamos un poco por detrás del resto. Pero también las PYMES y startups tienen que tener esto interiorizado. Ya que empiezas algo, empiézalo bien.

Hoy te voy a hablar de los objetivos, tanto conceptuales como numéricos, y de su sinergia con la estrategia online. ¡Haz que tu negocio crezca a través de las redes sociales!

Objetivos conceptuales

Lo primero primerísimo que tienes que pensar es en el por qué y el para qué. Cuando creas un negocio, buscas algo concreto. Por ejemplo, una frutería buscará vender X piezas de un tipo de fruta y X de otro, en base a eso, las coloca en diferentes stands, pide más o menos unidades a sus proveedores, piensa en qué ofertas poner para cada una de ellas, etc. Pues aquí lo mismo.

Piensa en tus objetivos de negocio (presupongo que ya los tendrás). Una vez tengas la lista, piensa en cómo las RRSS podrían ayudarte a conseguirlos. A partir de aquí tienes que pensar en los puntos que te harán llegar del punto A en el que estás, al B que quieres llegar. Quizás si aumentases la cantidad de engagement de tus publicaciones en un X%, tendrías más posibilidades de crear una buena relación con tu comunidad, lo que podría derivar en que tus seguidores compartiesen tus contenidos y defendiesen tu marca. ¿Sabes qué significa eso? Un ejército de seguidores que te defenderán y serán los mejores embajadores de tu marca para crear awareness de marca, y por lo tanto, aumentar el número de potenciales consumidores.

Te voy a poner algunos ejemplos para que te sirvan de inspiración y lo veas todo más claro:

  • Aumentar el engagement de tus publicaciones (especificando por cada red social)
  • Conseguir conversiones mensuales a través de RRSS
  • Mejorar el ratio de satisfacción de los clientes que contactan contigo
  • Aumentar la comunidad como símbolo de creación de awareness de marca
  • Aumentar el número de visitas al sitio web desde RRSS

Objetivos numéricos

Casi todo en la vida es cuantificable, pero cuando hablamos de objetivos en redes sociales, todo tiene que serlo. Medir y analizar, grábate a fuego estas dos palabras.

Para poder saber si estás cumpliendo los objetivos numericos en RRSSobjetivos conceptuales que te has marcado, tienen que existir números que te lo digan. Y no, no necesitas ser un genio matemático para ello. Y me pongo el primero como ejemplo, nunca se me dieron bien las matemáticas y las métricas las controlo “de rechupete”. Con porcentajes o números absolutos, lo que tú quieras o más adecuado sea para cada objetivo, pero indícalos.

Conseguir 50 conversiones al mes, llegar al 7% de engagement por publicación en Instagram, o conseguir 150 visitas al mes desde las RRSS (Google Analytics es clave para poder medir este último por ejemplo). Lo importante es ponerle apellido a todas tus metas conceptuales.

Es cierto que es más fácil poner este tipo de apellidos en empresas que ya tienen cierto recorrido. Básicamente porque tienen suficientes datos como para saber qué objetivos son alcanzables y coherentes con sus niveles de negocio. ¡Pero si estás en una startup, también puedes/tienes que hacerlo! Analiza a tu competencia, averigua cómo le van las cosas (habrá datos que no podrás saber evidentemente). Después, en base al potencial que crees que puedes tener, márcate unos objetivos ciertamente reales, y empieza a facturar. Con el paso del tiempo, te darás cuenta de si eran demasiado ambiciosos o no. No pasa nada, adáptalos a tus capacidades. Pero no hagas trampas…No vale poner un objetivo muy inferior a tus capacidades solo para sentirte bien porque lo has alcanzado. Tienes que ser exigente si quieres mejorar de verdad.

Alinear objetivos y estrategia

Lo último de hoy, alinear tu estrategia con tus objetivos. Definir qué quieres conseguir estando en ciertas redes sociales está fetén. Pero piensa algo, ¿cómo lo vas a conseguir? ¿Tienes los medios suficientes? Y no menos importante, ¿las ganas?

Los objetivos no son puntos inalcanzables que solo se ponen para motivar al personal. Sino que son cifras reales y tienen que establecerse pensando siempre en los planes de actuación que va a llevar a cabo la empresa para conseguirlos (publicidad, cantidad de publicaciones, tipología de contenidos, colaboraciones, sorteos, ofertas y promociones, etc.). Es importante tener esto muy claro, sino nunca se conseguirán y la impotencia llegará.

 

Y san se acabó, el resto del trabajo te toca a ti hacerlo. O pedirle a tu manager que lo haga :p

Si tienes alguna duda, déjamela en los comentarios y te ayudaré en lo que pueda 🙂 Pero, prométeme que nunca se te olvidará este lema:

¡No esperes más, sal a crear mundo con tus fotografías!

Compartir es vivirTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn3Share on Google+1Email this to someone