¿Qué es emprender? ¿Cómo consigo que mi idea sea un éxito? ¿Estoy preparado para dedicar gran parte de mi tiempo? Son preguntas más frecuentes de lo que piensas. Cualquier persona inconformista que quiera aportar algo diferente a nuestro mundo, se las habrá hecho alguna vez en su vida. Y es precisamente eso, lo que empezará a forjar su Marca Personal como emprendedor.

También es verdad que si te quedas en las preguntas, y olvidas las respuestas, seguro que no será “emprendedor” el adjetivo con el que te relacionen.

Para que tu Marca Personal se asocie a una persona que persigue y trabaja en sus sueños, tienes que ir más allá. Debes conseguir tener unas características distintivas que formen tu identidad. Y por mucho que se diga “se nace emprendedor”, soy claramente partidario del “te haces”. ¿Por qué no se nace emprendedor? Porque al nacer estamos “vacíos”. Son todas nuestras experiencias las que nos moldean hasta ser lo que somos en el presente. Y si una persona tiene cierta aversión al riesgo, es consecuencia de su pasado y de su experiencias. Decisiones.

A continuación, te voy a dar algunos de los aspectos que considero más importantes a la hora de valorar qué es emprender y cómo incluirlo dentro de tu Marca Personal.

Aversión al riesgo

La aversión al riesgo no es mala, pero depender de ella sí. Tienes que ser capaz de conocer y estudiar el riesgo que cualquier idea o proyecto incluya. Valóralo y estudia, con tus objetivos en mente, si en términos económicos, entre otros, sería buena o mala idea lanzar esa propuesta.

¿Hay gente más o menos arriesgada? Está claro que sí. Pero la virtud está en el término medio. Igual que no te digo que te tires desde un avión sin paracaídas, tampoco digo que no te tires y te quedes en tierra. Simplemente equípate con un buen paracaídas y disfruta de la caída.

O se gana o se aprende, nunca se pierde

Respecto al punto anterior podrías pensar: “ya, pero y si pierdo, ¿quién me devuelve todo el esfuerzo, trabajo y dinero invertido?”. Me costaría creer que incluso a Jack Ma (presidente de Alibaba Group) no se le pasó esa idea por la cabeza en más de una ocasión. Es más, como puedes ver en este artículo del expansión , ¡fue rechazado en 30 trabajos antes de crear el gigante del ecommerce asiático!

Lo importante aquí, es saber que o se gana o se aprende, nunca se pierde. Los únicos que pierden, son aquellos que no saben qué han aprendido tras fracasar en uno de sus proyectos. Y fracasar no es malo. Es un indicador de que en tu siguiente propuesta, sabrás cómo actuar o por dónde ir en una determinada situación.

“Pero la vida es muy corta para andar fracasando y no tener éxito”. Se te hará más larga y te arrepentirás más veces si no desarrollas esa magnífica idea que has tenido y en su lugar escoges ese trabajo que te está matando de aburrimiento y monotonía por dentro.

El refranero español para saber qué es emprender

frases para emprender

Como decía mi abuela, hay que saber “sacarse las castañas del fuego“. Tienes que ser hábil y buscar todos los caminos posibles ante un problema. No buscar la solución más fácil ni la más rápida. Además, es muy aconsejable que practiques tu forma de hablar y de tratar con los demás. Puede sacarte de apuros en algunas negociaciones; y en línea con tu Marca Personal (huella personal), las personas se acordarán de ti y tendrán buena percepción. Esto puede hacer que recurran a ti cuando necesiten o busquen a alguien para un trabajo o recomendación.

Dedicación absoluta. Constancia

Hay que trabajar. Mucho. Incluso en momentos en los que no te apetezca y quieras abandonar, tendrás que seguir currando como nunca. Ten siempre en mente tu objetivo y tu motivación, para que en esas situaciones recapacites y continúes.

No te voy a negar que media hora antes de escribir este artículo, y tras haberme informado y elaborado un esquema, la pereza tiraba de mi para no ponerme frente al ordenador y escribirlo. Y aquí estoy, ¡a punto de acabarlo!

La fe

Cree en Dios, Buda, Alá o en quien tú quieras, pero una cosa es segura, nadie, absolutamente nadie, sabe mejor que tú de qué eres capaz. Suena un poco filosófico y espiritual, pero piensa lo siguiente: si depositas el 100% de tu confianza en ti mismo, serás capaz de mostrarle al resto, sin titubear, que tu proyecto es bueno y tiene motivos para recibir financiación, apoyo y medios. En muchas ocasiones, la plena confianza de una persona en un proyecto es suficiente para convencer al resto de que deben ser partícipes de él.

 

Con todos estos puntos espero que te hayas hecho una idea de qué es emprender y de todo lo que conlleva. Las personas nacen, pero sus capacidades se hacen. Por último, y utilizando de nuevo el refranero y la sabiduría de mi abuela, “el hábito hace al monje”. Todo es cuestión de desarrollar estos aspectos y habilidades e incluirlos en tu Marca Personal de manera continua.

 

Espero que te haya gustado, no te olvides de compartirlo y, lo más importante,

¡No esperes más, sal a crear mundo con tus fotografías!

Compartir es vivirTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone