Tienes una idea y crees que puedes llegar a ser un experto sobre ella, quieres compartir tus viajes y vivencias a lo largo del mundo, o quieres montar una tienda online para vender esas magníficas tartas artesanales. Puede haber cientos de oportunidades pero si no tienes el medio, estás perdido. ¡Y ahí es donde entra en juego WordPress! Una de las mejores herramientas para crear tu propia web y poner en marcha tu futuro.

Lejos de explicar cómo se instala WordPress o cómo poder vincularlo a un hosting y dominio, hoy voy a explicar algunos aspectos fundamentales como los primeros pasos en WordPressqué plantillas utilizar para sacarle el máximo partido.

          Antes incluso de empezar a pensar en diseños para tu increíble web, deberías replantearte algo: ¿Qué es mejor WordPress.org o WordPress.com? Como dice la canción de Jarabe de Palo, todo depende. Con WordPress.org tendrás una capacidad de edición y adaptación sin igual, de manera que podrás personalizar casi cualquier aspecto de tu web, dándole un toque personal inigualable. Aunque para ello, tendrás que dedicarle un tiempo y esfuerzo considerables.

          Por otro lado, WordPress.com, es mucho más limitado y está enfocado a aquellas personas que desean instalar una plantilla, dejarla tal cual, y centrarse en el contenido que van a generar. De esta manera no solo ahorrarás tiempo, sino que centrarás tus energías en escribir contenido de valor. La parte menos atractiva, es que si un día decides comenzar a personalizar tu web, deberás pagar por cada funcionalidad que esta plataforma no traiga de serie (que son casi todas las que WordPress.org sí trae).

Los primeros pasos en WordPress

Una vez tienes elegida la plataforma en la que desarrollarás tu idea, empiezalo bueno. Por pura complejidad y capacidad de configuración, basaré los siguientes párrafos en WordPress.org.

Hay dos maneras de empezar, y para ser sincero, ambas me parecen buenas. Una es coger papel y boli y esbozar en un folio como te gustaría que fuese tu web. Incluyendo categorías, apartados, diseño preliminar, si incluirá o no fotografías, como estructurarás tu blog, etc. La otra opción, es elegir primero la plantilla, y a partir de ahí, teniendo claro el contenido que escribirás, pensar en todos los aspectos de diseño comentados pero siempre basándote en las limitaciones de dicho tema.

Mi consejo: Si vas a dedicarle muchas horas y lo tienes asumido, coge el papel y el boli, haz un boceto de todo lo que puedas, y luego busca una plantila absolutamente personalizable como Divi, de la que hablaré más adelante.

¡No te vuelvas loco mirando plantillas y diseños, espera! Primero accede a los ajustes de tu WordPress y configúralo adecuadamente, no siempre las opciones predeterminadas son las más adecuadas. Investiga por ejemplo si te interesaría dar acceso a otras personas para que solo puedan escribir (en la pestaña Usuarios). Métete en el menú “Ajustes” y toquetea las opciones.

          Una vez hecho esto, lánzate a por las plantillas. Y cuando tengas la tuya, crea los menús, las categorías, un par de entradas (post) de prueba y todo lo que necesites para ver como tu web coge forma. No olvides seguir comprobando todas las opciones. Las entradas por ejemplo puedes programarlas para que se publiquen a una hora y no tengas que estar subiéndolas a mano.

¿Cómo instalar plantillas en WordPress?

Diría que instalar plantillas en WordPress es de lo más sencillo que hay. Sin embargo hay que tener cierto cuidado, porque cada una es un mundo, y si las instalas sin probarlas antes, puede que te descuadren todo el contenido.

plantillas

Lo primero es dirigirte a la pestaña de Temas, dentro de Apariencia. Ahí, haciendo clic en “Añadir nuevo” podrás encontrar todo el listado de plantillas disponibles. Además del listado gratuito, también hay disponibles temas de pago que son, en su mayoría, más completos y personalizables que los gratuitos. Como decía, antes de instalar un tema, haz clic en “Vista previa” para visualizar cómo quedaría tu web con ese diseño, y así hacerte al menos una idea de por dónde irán los tiros. Si te convence, instálalo y comienza a personalizarlo.

          En función de tus contenidos y de tu idea preliminar, buscarás un tipo u otro de plantilla. Siempre que estés dispuesto a pelearte y pasar horas frente al ordenador puliendo tu web, te recomiendo encarecidamente el tema (de pago) Divi. Es una de las plantillas más usadas de WordPress en el mundo profesional debido a su enorme capacidad de personalización. Con ella, podrás adaptar al 100% tus contenidos al diseño, no dependerás de la creatividad de terceros ya que todo estará en tu mano. Y si por algún casual, necesitases editar algo que el tema no te ofrece (algo muy poco usual), siempre puedes recurrir a modificar el código HTML dentro de la pestaña “Editor” en “Apariencia”. Aunque no recomiendo esta última opción a aquellos que no tengan conocimientos básicos de código HTML, ya que os podéis cargar el tema eliminando un solo símbolo que no debierais.

Tengo todo listo, ¿y ahora qué?

Ya tienes todo, o eso parece. Diseño, primeros contenidos, una idea que desarrollar… Siento decirte que aún no está todo. Uno de los aspectos más importantes para tu WordPress y que aún no he comentado son LOS PLUGINS. ¿Qué son? Explicado muy por encima, digamos que son pequeñas extensiones para tu web que te permiten añadir diferentes elementos que los temas no tienen por qué incluir. Con los plugins puedes añadir botones de compartir en redes sociales, formularios web, galerías, o incluso herramientas para cuidar tu SEO o realizar copias de seguridad.

          A pesar de todas las ventajas que estas opciones puedan brindarte, no es recomendable llenar tu página de ellos, puesto que ralentizan el funcionamiento de tu web y por tanto, la experiencia del usuario en ella. Es más, todo lo que se pueda realizar con código HTML y que sustituya a un plugin, mejor. Como añadir un formulario en un apartado de tu web.

También es importante que tengas en cuenta cómo promocionarás tu web en las redes sociales. Por muy buen contenido que escribas y muy bonita que sea tu página, si no se posiciona en la web, no recibirá visitas. Por lo que es indispensable que dentro de tu estrategia de Redes Sociales, incluyas la promoción de tu web.

         En último lugar debes pensar en cada cuánto tiempo publicaras contenido en tu blog. Es importante que sigas una linealidad y publiques contenidos sin grandes parones, puesto que tus lectores podrían percibir que “estás pasando de ellos”. Mantén una línea de publicación en el tiempo y tu engagement aumentará.

 

¡No esperes más, sal a crear mundo con tus fotografías!

Compartir es vivirTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone